Agnes Obel, tras el cristal

Comparte en:
lavrenti

Hace unos días recibíamos la confirmación de que la, quizá, más talentosa, y más reconocida en ventas y premios, nueva compositora danesa de música popular tendrá dos fechas en Barcelona y Madrid los días 22 y 23 de junio en Barts y La Rivera. Será en la parte final de la gira europea de presentación de su tercer disco que Agnes Obel nos dé la oportunidad de dar testimonio de la delicadeza melancólica y etérea de sus primeros dos trabajos, y de la mayor complejidad y fuerza del último, Citizen Of Glass.

Basado en el concepto alemán, leemos, del Gläserner Mensch respecto al anhelo del Estado y las estructuras de poder privadas de, mediante la vigilancia masiva, acceder a -violar- la vida íntima de las ciudadanas. Aunque se publicó en octubre del año pasado, coincide la confirmación del concierto con que tengamos cercana la última tormenta de wikileaks (¿se acuerdan de lo de wikileaks?), apaciguada a marejada por los grandes medios de instrucción. Se trata de las múltiples herramientas y técnicas de hacking de las que hace uso la CIA para atacar ss.oo. de computadoras y celulares en la práctica del espionaje masivo.

El crital en el disco actúa como superficie tal que protege pero deja a la vista pública las emociones contenidas en el mismo, sonando tan fuerte como frágil, tan duro como fácil de quebrar. Con tal ejercicio de transparencia Agnes, por primera vez de manera profusa, ha presentado y explicado a los medios la intención de lo representado, y hasta qué punto pudo influir la muerte de su padre en plena gira de Aventine tanto por en lo personal como en lo musical, de quien aprendió todo.

La primera escucha en bandcamp ya deja la sensación de haber creado su mejor trabajo hasta la fecha por la variedad de escenarios presentados. Podemos reconectar con su sonido pasado con la elegante nostalgia, no sin cierta frialdad, de Stones; y encontrar candidez en Golden Green, experimentación en Grasshopper, aromas neoclásicos en Mary, espacios para la epicidad personal en el espacio reducido de lo íntimo de Familiar, y los campos de fuerza retrofuturista abiertos por It's Happening Again.

La grabación fue casi por entero realizada en su piso de Berlín con la participación de pareja y amigass en un ambiente de confianza que, aprovechando las posibilidades de la tecnología para el DIY -con "billets"-, sin tener que perder calidad ni la confianza que da expresarse en un espacio de seguridad. El hogar como última frontera a vencer con la excusa de la seguridad y el comercio libre, nunca por el bien común.



Todo esto, en definitiva, no es más que palabrería para llegar a lo que realmente más nos ha impactado y es la utilización en varios temas de un aparato tan delicioso como el antidiluviano sintetizador "Das Trautonium". Inventado por el profesor de la Academia de las Artes de Berlín Friedrich Trautwein, quien con pioneros de la música electrónica como el continuador de su obra, Oskar Sala, a punto estuvieron de convencer a Goebbels de las posibilidades de la vanguardia en exhibiciones de música atonal como las de Das Orchester der Zukunft -Orquesta del Futuro-. Aquí un muy interesante artículo y un vídeo de demostración...



No tardaría en ser finalmente catalogado como parte del arte degenerado, retirada la financiación, por la tradicional y limitante visión ultraconservadora del nazismo. Momentáneamente venció la infatuación pangermana orquestada, la pasión por la mierda vienesa sentimental y la pachanga militar facciosa que devino en guerra total y tras la que ochenta años después sobrevive este instrumento, incluso tras ser liberado por otro poder político que aplastara las vanguardias en su momento de asentamiento/reacción.

Cerremos ya con el vídeoclip de Familiar sin dejar de invitaros a visitar el canal oficial donde ver otros dos singles y el resto de temas en audio.